ARÁOZ 1639

MAQUETA%201_edited.jpg

Aráoz 1639

VIVIENDA MULTIFAMILIAR

2011 - 2013, Buenos Aires

PROYECTO
Arq. Pablo Vela
Arq. Laura Schächter
Arq. Francisco Moskovits
Arq. Christian Silva

COLABORADORES

Arq. Nicolás Navarro

 

Sup: 650 m2

El edificio se emplaza en un terreno típico del barrio de Palermo. Ocho unidades de dos ambientes se distribuyen en dos cuerpos de cuatro pisos. Las fachadas dan escala urbana al conjunto y tamizan la relación público – privado a través de diferentes elementos arquitectónicos.

En el frente, una grilla profunda de hormigón armado limita y enmarca
la expansión de las unidades; conforma la baranda y se distancia de la carpintería en relación al dormitorio a modo de brise soleil moderno. Dentro de la grilla, una malla metálica construida con planchuelas horizontales sirve como protección, y a la vez completa el tamiz visual entre el espacio urbano y el privado; por detrás un balcón profundo separa la vivienda de la inmediatez de la calle. El vaciamiento de esta fachada se complementa con un muro revestido en un material pétreo que contiene las parrillas de cada departamento.

Acercándose al edificio, un marco–ventana anticipa en planta baja
un hall de acceso comprimido, de poca altura, que se estrecha por
la delimitación de un plano vertical quebrado de metal expresamente corroído. Desde allí inicia la escalera que lleva al primer nivel y deja ver
el patio–circulación entre los dos cuerpos del edificio. Este tramo, a cielo abierto, bordea el volumen exento de hormigón visto del ascensor.
El patio interno contiene el ascensor y el sistema de puentes y escaleras en semicubierto que conecta los distintos niveles. En este espacio interior al edificio, los mismos materiales usados en fachadas vuelven
a expresarse configurando el límite del muro. El revestimiento pétreo,
los aleros de hormigón visto, la malla metálica que oculta los aires acondicionados y el muro revocado se hacen presentes. La luz y la sombra proyectada son un material más que modifica e interactúa de acuerdo a la hora del día. En este caso la fachada se trabaja a través
de la profundidad de los planos y de la expresión de los materiales que, desplazándose sobre la precisión de las aristas, articulan y aligeran los elementos del límite.